Política Al Margen

Por Jaime Arizmendi

*Lejos, muy Distantes Quedaron Lincoln, Roosevelt, Kennedy…

*Mexiquenses, Víctimas de Inseguridad, Abusos, Pandemia…

CxuNews/ También los locos ¿escriben la historia?… Disturbios y violencia en el Capitolio: fin de la era Trump. Luego que, desde Washington, Donald Trump llamara a sus seguidores a no aceptar su derrota electoral; y que sus iracundos partidarios irrumpieran violentos en el Capitolio, en vano intento por impedir que el Congreso validara las elecciones. El violento final dejó cinco personas muertas. Entre ellos, un policía duramente golpeado.

La otrora nación ejemplo de democracia en el mundo, quedó en entredicho precisamente en el concierto internacional. El jefe de Estado Trump llamando a la insurrección, como calificaran desde la tribuna parlamentaria senadores y representantes demócratas y republicanos, acompasados por la desaprobación y rechazo desde los principales gobiernos del orbe.

Y tomaron fuerza aquellos que por años criticaron a Trump. Ellos, quienes advirtieron una y otra vez de los peores escenarios, que entonces fueron calificados de alarmistas. El miércoles 6 de enero, los malos augurios se materializaron cuando irrumpieron violentos en el Capitolio.

Ahí, en la siempre blanca y tranquila sede del Congreso de los Estados Unidos, los legisladores se vieron obligados a suspender la sesión en que se debatiría la validación de la derrota electoral del republicano; y obligaron a evacuar al vicepresidente Mike Pence y a todos los senadores y representantes.

En la mente de propios y extraños reapareció el concepto de la “Republic Banana” (como calificaban a las naciones del mundo donde había golpes de Estado en la segunda mitad del siglo pasado), pero ahora pensando en su misma Nación. Algo nunca imaginado por ellos, los estadounidenses.

Como suceso inusitado en la historia de la Unión Americana, que evocó los golpes de Estado y levantamientos en países autoritarios del mundo, una turba airada cruzó las barricadas de seguridad, rompió las ventanas y entró en tropel al Capitolio.

Y mientras los legisladores huían, la policía tuvo que lanzar gases lacrimógenos en la ciudadela de la democracia estadounidense, sacaron armas para proteger la Cámara de Representantes de los violentos, quienes irrumpieron hasta el Senado, donde había estado el vicepresidente, como a la oficina de la presidenta Nancy Pelosi, donde un sujeto se sentó en su escritorio.

La inusitada invasión del Capitolio se produjo después de que Trump incitó a sus admiradores, en un mitin, a marchar a la sede del Congreso para protestar por la validación de los resultados de las elecciones que perdió, incluso dijo que se uniría a ellos, pero nunca llegó.

Aunque no los instó de manera explícita a entrar por la fuerza al edificio, les dijo que le estaban robando la presidencia, y que nadie debería tolerar eso, lo que enardeció a la concurrencia provocando el estallido de violencia que poco después sucedería en el otro extremo de la avenida Pensilvania.

Solo después de que la situación empeoró, Trump finalmente en su cuenta de Twitter hizo un llamado a la calma. “Pido a todas las personas que están en el Capitolio de Estados Unidos que sean pacíficas”. “¡Sin violencia! Recuerden, NOSOTROS somos el Partido de la Ley y el Orden: respeten la Ley y a nuestros grandes hombres y mujeres de azul. ¡Gracias!”.

Pero, no les pidió abandonaran el Capitolio, o permitieran reanudara el proceso legislativo, al punto que incluso los propios asesores de Trump le imploraron que se pronunciara. “Condene esto ahora, @realDonaldTrump”, escribió en Twitter Alyssa Farah, quien enseguida renunció como su directora de comunicaciones. “Eres el único al que escucharán. ¡Por nuestro país!”.

Mientras en otro caso inusitado, los propietarios y administradores de redes sociales como Twitter y Facebook decidieron suspender las cuentas de Donald Trump; como dominó caían en su escritorio las renuncias de altos funcionarios a su servicio hasta ese Día de Reyes.

Mick Mulvaney, quien se desempeñó como jefe de gabinete de Trump en la Casa Blanca, y luego se convirtió en un enviado especial, hizo un llamado similar. “El tuit del presidente no es suficiente”, escribió. “Él puede detener esto ahora y debe hacer exactamente eso. Dígale a esta gente que se vaya a casa”. Con todo, ¿Cómo queda ante el mundo el País de la Democracia?…

Otra vez Edomex en la mira amarilla… La diputada perredista Mónica Bautista Rodríguez exige al gobierno del Estado de México no autorice aumentos a las tarifas del transporte público este 2021. Por ello, la secretaria de la Mesa Directiva presentó un Punto de Acuerdo ante la Comisión Permanente.

Y es que, desde el 1 de enero de 2020, el costo del pasaje en el Estado de México se elevó 20 por ciento, al pasar de 10 a 12 pesos; sin pretender siquiera implementar estrategias para resarcir las afectaciones que pudieran haber sufrido los mexiquenses en todos los sentidos.

Sobre todo, cuando los usuarios enfrentan todos los días una alarmante inseguridad a bordo de los transportes; con pésimas condiciones de las unidades, algunas convertidas en verdaderas chatarras que nadie compra ni como fierro viejo; lo cual es desdeñado por las autoridades y por los mismos concesionarios, porque “lo único que les interesa es incrementar el costo del pasaje”.

Mediante un comunicado, la legisladora federal reclamó apoyar a las familias que tienen que salir diariamente a trabajar para su sustento, exponiendo su salud y su vida ante la pandemia de Covi-19 que enfrentamos, para evitar incrementar el costo del pasaje.

Consideró que “en tiempos de pandemia, el incrementar el costo de los servicios públicos constituye una política pública equivocada que afecta a quienes menos tienen por lo que resulta mucho más importante garantizar la sobrevivencia de las personas”.

“Es por ello que hacemos un llamado solidario pero contundente para que las autoridades del Gobierno del Estado de México no autoricen incrementos a las tarifas del transporte público concesionado durante el año fiscal 2021, con el objeto de no lesionar más la economía de las familias mexiquenses y que puedan acceder a niveles de vida digna”.

Lo peor de todo es que el gobernador Alfredo Del Mazo Maza parece haberse quedado solo en medio de un desierto sin agua y sin vehículo que lo ayude a salir. Sólo es de esperar que al recientemente nombrado secretario General de Gobierno, Ernesto Nemer, le permita asumir el control de las relaciones que debe haber con los medios, porque no basta salir en la televisión que ya casi nadie ve…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *