Central en la Construcción de la Democracia Actual

Por Crispín Barrera Ponce  

-Medios más abiertos, mayor transparencia y que seamos una sociedad más democrática e incluyente, también es aportación de la Facultad, asegura su directora Carola García Calderón

-Ha estado en el pulso de los tiempos, y ha sido parte del pensamiento crítico del país, sin perder su pluralidad y el respeto a las diferencias: Octavio Rodríguez Araujo, Profesor Emérito

-Su tendencia a la internacionalización es creciente. Son siete décadas de producción de vida, y no de antigüedad: Judith Bokser, 50 años de docencia

CxuNews / A lo largo de 70 años, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, ha contribuido de manera sustancial en la construcción de instituciones, del sistema democrático del país, en la apertura en los medios de comunicación, además de formar profesionales en diversas especialidades, quienes participan activamente en todos los ámbitos de la vida nacional e internacional.

Politólogos, sociólogos, internacionalistas, así como administradores públicos, comunicólogos y recientemente antropólogos, son el principal recurso humano en la transformación y consolidación social de nuestro país. Ha habido una permanencia fuerte de la Facultad en la historia de México: diversas voces, pensadores, textos, que han tenido que ver con la creación de nuevas instituciones, con la modificación de nuestra vida política, y no solo en ese ámbito, nuestros egresados también están en los medios de comunicación, incluso dentro del sector privado. Lo anterior de acuerdo con Carola García Calderón, directora de esa entidad académica, quien expresa que además de que “nos toca tener un presidente egresado de aquí, la Facultad también ha sido central en la construcción de instituciones, como el INAI y el INE, y en la transformación de los medios de comunicación”, por citar algunos ejemplos.

“Le tocó a la FCPyS transitar de ese oficio muy oficialista, muy boletinero, -no quiero decir con esto que se haya terminado-, a una revitalización del periodismo con géneros como la crónica, el periodismo de investigación y el Nuevo Periodismo”, afirmó. La Facultad, continuó, ha sido central en la construcción de la democracia que hoy tenemos y más allá del pensamiento crítico, hemos tenido una participación activa en diversas actividades. “El que tengamos medios más abiertos, mayor transparencia, es también aportación de la Facultad; en que seamos una sociedad más democrática y más dialogante e incluyente, lo que se dice en las aulas se traslada a un nivel nacional”, subraya.

Esplendor

La FCPyS tuvo su primera etapa de esplendor de 1960 a 1970 con pensadores imprescindibles, con una producción editorial numerosa en ciencia política y sociología; y con el crecimiento de los medios de comunicación, también aumentó la matrícula. “Comunicación (Periodismo) era la licenciatura más pequeña cuando inició la Facultad; hoy en día es la mitad de todo el padrón, y Relaciones Internacionales (RI), (antes Ciencias Diplomáticas), es una cuarta parte. Las demás licenciaturas ocupan el resto”, detalla.

García Calderón explica: al cuantificar los sistemas escolarizado, abierto y a distancia, así como el posgrado, la población alcanza los 12 mil alumnos, cuando en 1951, como Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales, solo se tenían 142; de ellos, solo 19 eran mujeres. “Hoy en día tenemos un poco más de mujeres que de hombres, pero hay carreras como RI y Comunicación, que son mayoritariamente femeninas… cada vez estamos menos lejos de tener una rectora y una presidenta de la República, aunque también hay estructuras y formas de pensar que no cambian lo suficientemente rápido”, indicó.

Pionera en el feminismo

Poniendo el matiz académico en primer lugar, continúa, la Facultad es de la primeras escuelas e instituciones de la propia Universidad donde se empieza a abordar el feminismo, lo que a la postre vendrían a ser los estudios de género. Maestra en Comunicación y doctora en Sociología por la propia FCPyS, Carola García aseguró que de alguna forma lo que estamos viendo con toda la emergencia de los movimientos feministas, “retoma una lucha que no ha sido solamente de años, sino una lucha de siglos, desde que se promulgan los derechos del hombre, y donde en un primer momento faltaban los derechos de las mujeres”. “Aún no se ha contado la historia de las mujeres de la Facultad, solo tres hemos sido directoras, por lo que un reto es ser más incluyente”, enfatiza.

Crisol de ideologías

La creación de esta institución académica se aprobó el 3 de mayo de 1951 ante el Consejo Universitario, con el nombre de Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales, y el 9 de julio de ese año inició sus actividades, con Ernesto Enríquez Coyro, como director. A partir de ese año, a la fecha, México ha tenido 13 presidentes e igual número de rectores en la UNAM, así como 16 directores en la FCPyS. Uno de sus profesores eméritos, Octavio Rodríguez Araujo ha atestiguado parte de esta historia:

La Facultad, desde que era Escuela Nacional de Ciencias Políticas, ha estado en el pulso de los tiempos, ha sido parte del pensamiento crítico del país, de su formación, y cuando digo crítico no quiero decir que haya perdido su pluralidad y el respeto a las diferencias. La Facultad es crisol de diferentes corrientes políticas, ideológicas, sin dejarse dominar por una en particular. No ha sido hegemonizada, y la vida de sus docentes, como de sus estudiantes, ha transcurrido a lo largo de los 70 años que yo la he vivido, en un ambiente de pluralidad y de respeto a las diferencias, independientemente de las filias partidarias.

No es fácil el futuro, por lo que uno de los aspectos en los que deben pugnar la Facultad y sus egresados, sobre todo en la política y en la administración pública federal, es que prevalezcan cuadros profesionales de alta calidad y conocimiento. Es muy importante esto, porque pareciera que en estos últimos tiempos el conocimiento y las calificaciones técnicas están subvaluadas o menospreciadas, la Facultad no debe perder el ritmo de la formación de sus estudiantes, debe empujar por el conocimiento más que por lealtades.

Cada vez más internacional

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales es reconocida regionalmente, y más allá; podríamos decir en efecto que esta tendencia a la internacionalización es creciente, sin lugar a dudas, expresó Judit Bokser Misses-Liwerant, académica con 50 años de labor. “Me correspondió llevar a cabo la reforma del posgrado, y llevarlo a un lugar destacado nacional e internacionalmente. Además, hemos recibido profesorado de fuera, y muchos de nuestros alumnos han viajado al exterior, donde se forman y regresan, o se quedan y nos representan”, relata.

La también maestra en Ciencia Política por la Universidad Hebrea de Jerusalén, deja en claro que la FCPyS “es una Facultad de hoy, no solo de hace 70 años; son siete décadas de vida, no de antigüedad ni de pasado”. “Ha sido para mí un privilegio, una obligación, una responsabilidad llevar conmigo a la Facultad a diferentes ámbitos internacionales. Mi trayectoria está ligada en las últimas décadas a los diversos entornos, y es un absoluto placer reconocernos como Universidad Nacional y como Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en otros contextos”, apunta. Cabe señalar que la planeación y creación de una escuela de ciencias sociales en México estuvo a cargo del sociólogo y jurista Lucio Mendieta y Núñez. En 70 años, la FCPyS ha contado con cuatro sedes físicas: el recinto ubicado en la calle de Miguel Schulz 24; casa de Mascarones; la legendaria “escuelita” en la parte central de Ciudad Universitaria; y las actuales instalaciones en la Zona Cultural.